La pelea de Maravilla Martínez estuvo a la altura de las expectativas. Lo que dijo de la boca para fuera, lo argumentó con creces en el ring. Por eso, el argentino expresó su alegría tras el gran triunfo ante el mexicano Julio César Chávez Jr. y reconoció que “nunca nadie tuvo semejante acompañamiento”.

Sobre el dramático final de la pelea, en el que Maravilla cayó al suelo pero rápidamente se recuperó y siguió con la guardia en alto, recordó: “Venía manejando todo bien, bien. Pero me relajé y la cagué. No me confié, no fue que dije: «Ya te tengo. Me levanté, estaba consciente, lo veía a él. Pero no tenía estabilidad en las piernas. Me entró la duda de salir-entrar-salir-entrar-lejos-cerca”.

En este sentido, explicó en una entrevista con La Nación que “no habría pasado nada, de otra manera. Habría ganado los doce rounds y nada más. La pelea era como un monólogo, sí, un stand-up”. Así, dolorido pero más feliz que nunca, el boxeador dijo: “Fue una experiencia única, nunca nadie tuvo este acompañamiento”.

Respecto de las lesiones posteriores a la pelea y su futura defensa del cinturón del peso mediano, añadió: Habrá que esperar los diagnósticos médicos y después ver. Por una cuestión personal, me gustaría pelear con el puertorriqueño Miguel Cotto”.

“Soy un hombre que está en contra de todos aquellos que son beneficiados por las injusticias. Y Chávez representa eso. Por ser hijo de una gloria del boxeo, por lo que sea, postergó injustamente a un montón de boxeadores”, contó.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here