No es posible descubrir si una persona miente basándose solo en la dirección hacia la que dirige la mirada

Científicos británicos desmintieron la conocida teoría de que una mentira puede detectarse mirando a los ojos del interlocutor.

El estudio fue llevado a cabo por Richard Wiseman, de la Universidad de Hertfordshire, y Caroline Watt, de la Universidad de Edimburgo, en colaboración con especialistas canadienses. Esta teoría está basada en la idea de que existe una conexión entre las palabras pronunciadas por una persona y la dirección de su mirada. Se usaba como uno de los métodos principales de la programación neurolingüística y de observación de la conducta humana. Según esta hipótesis, por ejemplo, un diestro trata de engañar si mira a la derecha y trata de recordar acontecimientos que realmente tuvieron lugar si mira a la izquierda. Para corroborar o descartar esta teoría, los investigadores realizaron un experimento en el que varios voluntarios tuvieron que decir la verdad y luego contar sucesos imaginados frente a una cámara. Luego, otro grupo de voluntarios miraron la grabación y trataron de distinguir entre la verdad y la mentira. El estudio demostró que los movimientos de los ojos no son un indicativo suficiente para saber si alguien miente o está diciendo la verdad. “Nuestra investigación con estos videos sugiere que sí hay diferencias significativas entre el comportamiento de los mentirosos y de los individuos sinceros. Sin embargo, no llegó a demostrarse en este caso el supuesto patrón del movimiento de ojos como indicador”, afirma Leanne ten Brinke, de la Universidad de British Columbia, en Canadá.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here