Cheppi: «Hay muchos que tratan de desestabilizar»

El secretario de Agricultura aludió de esta manera a los reclamos que realizan las entidades rurales para forzar una baja de las retenciones a la soja. «Estamos hablando de cuatro mil millones de dólares, pero no se entiende que lo que cambia no es una ley o un decreto, sino un modelo”, dijo.

“Los proyectos nacionales y populares antes se sacaban con golpes de Estado y hoy hay muchos que tratan de desestabilizar”, aseguró ayer el secretario de Agricultura, Carlos Cheppi, en alusión a los reclamos que realizan las entidades rurales para forzar una baja de las retenciones a la soja.

“En las discusiones que hemos mantenido en este último año y pico con una buena parte del sector agropecuario, pampeano principalmente, se está discutiendo dinero. Se pretende la baja de las retenciones a la soja y estamos hablando de cuatro mil millones de dólares, pero no se entiende que lo que cambia no es una ley o un decreto, sino un modelo”, agregó, según una nota publicada este jueves en el matutino Página/12

El funcionario realizó esas declaraciones en la ciudad de Posadas, a donde viajó para inaugurar una nueva etapa del programa provincial de producción de alimentos. Allí aseguró también que el Gobierno está impulsando “un fuerte proceso de redistribución del ingreso” y afirmó que sin los recursos que aporta la soja sería “imposible hacer la redistribución y mantener un presupuesto como el de la Secretaría de Agricultura”.

“Esos recursos terminan en mejores maquinarias, insumos, créditos. Lo que estamos haciendo, lo que nos hemos criado en el campo sabemos que se hace con obras e inversiones, no hay otra forma”, remarcó.

Posteriormente destacó los alcances del “proyecto que nació en 2003 y que continúa con la presidenta Cristina Fernández, mediante la continuidad de la gestión, marca este modelo nacional y popular que recibe muchos ataques y desde muchos lugares”.

Cheppi formuló estas declaraciones horas después de que el titular de Federación Agraria, Eduardo Buzzi, volviera a reclamar una baja de las retenciones. “Estamos intentando que Eduardo Macaluse, Claudio Lozano y hasta el PRO, si fuera posible, se pongan de acuerdo en un instrumento que sea claramente viable para segmentar retenciones, para que los productores más chicos tengan más posibilidades de desarrollo y no sean más vulnerables, como lo son”, aseguró. El empresario sojero advirtió que “hay una situación realmente muy complicada: poca cosecha, los rindes cayeron enormemente, la economía de los pueblos está parada”.

La Bolsa de Cereales de Buenos Aires indicó ayer que la cosecha de soja será de 37 millones de toneladas y el rendimiento medio estimado a nivel nacional, de 22 quintales por hectárea debido al impacto de la sequía.

Sin embargo, lo que no para de subir es el precio de la oleaginosa. Hace poco más de cuatro meses, el pasado 5 de diciembre, la tonelada tocó en Rosario el piso de 640 pesos, pero a fin de año ya cotizaba 800 pesos, a fin de marzo llegó a 850 y ayer cerró a 960 pesos, 50 por ciento más que el pasado 5 de diciembre.

Además, en septiembre del año pasado el dólar cotizaba a 3,05 pesos y ahora llegó a 3,70 pesos, un 20 por ciento más. Ambos datos evidencian una fuerte mejora en las ganancias de los sojeros, los cuales, sin embargo, siguen presionando para que les bajen las retenciones a la soja argumentando, como dice Buzzi, que están en una situación “muy complicada”, aunque la misma no se observe en los datos.

(Telam)