Juan Gabriel Mariotto es inútil (no pudo derribar a Grupo Clarín) y torpe (su obsesión grandilocuente lo delata) pero persigue la Gobernación bonaerense por el Frente para la Victoria, y para ello protagoniza su rol patético de estos días. Pero, para comenzar, no tiene ni el 20% de la imagen positiva que hoy día luce Sergio Massa, alcalde de Tigre, por dar uno de los nombres ubicados muy arriba de Mariotto.

Por:  EDGAR MAINHARD- U-24
En los años en que Lomas de Zamora era el límite del universo de Juan Gabriel Mariotto, el término «idiota útil» era usado para describir a los simpatizantes de la Unión Soviética residentes en los países occidentales, pero a la vez despreciados por el Kremlin. Así, la persona en cuestión se veía a sí misma como aliada de la URSS pero era tratada con desdén por aquélla, que la utilizaba con cinismo.
Desde entonces, el concepto «idiota útil» se aplica a quien es manipulado por un movimiento político, generalmente de tendencia extremista.
Aparentemente, fue Vladímir Ilich Lenin, fundador de la Unión Soviética, quien aludió a los«idiotas útiles de Occidente» (la palabra que utilizó fue «sordomudos», en un sentido peyorativo y que fue traducida como «idiotas útiles»), por aquellos ingenuos intelectuales y reporteros que visitaban la URSS y hablaban de forma entusiasta acerca de los «logros soviéticos en educación y salud«, y «la construcción de una nueva sociedad», refiriéndose a instalaciones que habían sido especialmente preparadas o maquilladas con fines propagandísticos.
Bruce S. Thornton, profesor de la Universidad de California, en la facultad regional ubicada en Fresno, escribió:
«Lenin los llamó ‘idiotas útiles’, aquella gente que vivía bajo democracias liberales quienes, al brindar apoyo material y moral a una ideología totalitaria, en efecto estaban entretejiendo la soga con la que serían ahorcados. El porqué gente que disfrutaba de libertad y [una relativa] prosperidad, trabajaba apasionadamente para destruir a ambas es una pregunta fascinante, que aún está con nosotros hoy en día.»
Mariotto es un idiota útil desde un estricto punto de vista bolchevique: él es utilizado a cambio de prometerle la Gobernación bonaerense y todos saben en el Frente para la Victoria que él nunca será gobernador bonaerense.
Sin embargo, una clave del idiota útil es no percibir su propia idiotez y sobreestimar su presunta utilidad. 
El idiota útil se describe a sí mismo como inteligente, lúcido, capaz de logros trascendentes. Para la manipulación del idiota útil es esencial colaborar a que él permanezca en su burbujaEl Frente para la Victoria es muy eficiente en esa tarea: Mariotto es un completo idiota útil pero se considera satisfecho con sus logros.
Él considera que si Néstor Kirchner pudo imponer a Daniel Scioli como gobernador bonaerense, Cristina Fernández lo podrá imponer a él, tal como se lo impuso a Scioli para la vicegobernación.
No es cierto que Kirchner impusiera a Scioli. Kirchner necesitaba del caudal de sufragios que podía asegurarle Scioli cuando el peronismo bonaerense carecía de un candidato propio emergente.
Mariotto carece de caudal de sufragios, y no es una diferencia menor. Tampoco lo es otra: en el peronismo bonaerense hay personajes, a diferencia de 2007, con posibilidades electorales ciertas. El caso del alcalde de Tigre, Sergio Massa, es inocultable. En el espacio del kirchnerismo cristinista, el ministro del Interior, Florencio Randazzo, supera por mucho a Mariotto.
Pero Mariotto confía en que su embestida tiene premio. A Mariotto le han explicado que si logra que Scioli renuncie ahora, él podrá asumir en el Ejecutivo provincial para completar el mandato y, durante ese período (hasta 2015), intentar consolidarse (ahí verán de lo que él es capaz ese Massa y ese Randazzo y también Julián Domínguez si es que se pone delante… ), y a Mariotto le atrajo la idea, aunque sea golpismo. Aunque consista en romper la democracia representativa de una forma tan burda como la que el Frente para la Victoria afirma que ocurrió en el Paraguay de Fernando Lugo para encumbrar a Federico Franco. Aunque resulte ejecutaruna vulneración de las instituciones republicanas de esas que Cristina Fernández de Kirchnerse ufana que no existen en la Argentina que ella imagina (y en la que tampoco hay inflación ni un deterioro fiscal creciente ni grave distorsión de precios relativos ni ausencia de inversiones privadas directas ni asfixia cambiaria).
Mariotto lleva destino de Victorio Calabró, no de Oscar Bidegain, por explicarlo en los términos del ladriprogresismo setentoso. En la historia, Calabró, gobernador por renuncia de Bidegain, nunca fue reconocido como gobernador legítimo sino como un conspirador a quien terminaron castigando los propios militares con los que coqueteó.
Pobre Mariotto, es lo suficientemente voluntarista e ignorante como para desconocer que la verdad profunda de toda la situación es que Cristina se ha quedado sin dinero. No cuenta con los recursos de antes para enviarle a Scioli, y ha preferido politizar un conflicto antes que tener que informar que, aunque Ricardo Echegaray se esfuerce por recaudar más impuestos, a precios constantes los pesos son menos que antes. Por lo tanto, para Mariotto no habría mucho más dinero que para Scioli… y ahí habría que ver cómo continúa la historia..

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here