Según un estudio, se debe a la radiación emitida por la central atómica, colapsada a raíz del sismo de marzo de 2011. Crece el temor de que otras especies también sean afectadas.

 

El estudio demuestra que las alteraciones de los insectos, tuvo lugar durante el estado de larva.

 

Un grupo de científicos japoneses acaba de publicar una investigación en la revista Nature según la cual la radiación emitida por la planta Fukushima Daiichi ha generado alteraciones genéticas y daños fisiológicos a las conocidas “mariposas azules”.

El estudio revela que alrededor del 12 por ciento de las pequeñas mariposas de la familia de las Lycaenidae expuestas a la radioactividad aún en estado de larva durante la catástrofe desarrollaron anomalías.

Una segunda camada de mariposas fue capturada con fines reproductivos en las inmediaciones de la central a dos meses del accidente, de las cuales un 18 por ciento mostraba problemas semejantes, según informó Joji Otaki, profesor de la Universidad Ryukyu de Okinawa.

La proporción aumentó aún más en la tercera generación, llegando hasta un 34 por ciento, a pesar de que los científicos habían acoplado mariposas sanas de otra región con las de Fukushima para la muestra.

Seis meses después del desastre, un nuevo lote de insectos fue atrapado cerca de Fukushima y, esta vez, la tasa de anomalía de la generación siguiente fue medida en 52%, precisó Otaki.

 

Algunas vriaciones es el aumento del tamalo de los ojos y la reducción de las alas secundarias.

 

Las anomalías consistían en un agrandamiento de los ojos de los insectos y un significativo achicamiento de las alas menores.

Los científicos advirtieron que los resultados del estudio deben ser tomados con precaución, ya que sólo se analizó una especie de mariposas; sin embargo, aseguran que los efectos de la radiación emitida por Fukushima Daiichi sobre los pequeños insectos son indudables.

El temor por los efectos en otras especies va en aumento, aunque dependerá de futuros estudios, aseguraron los investigadores.

La crisis nuclear en Fukushima iniciada tras el tsunami que asoló el noreste de Japón en marzo de 2011 provocó “una masiva liberación de material radiactivo al medioambiente” –el mayor desastre después de Chernobyl-  y afectó gravemente la agricultura, la ganadería y la pesca locales.

Cientos de miles de personas fueron evacuadas de una zona de 20 kilómetros alrededor de la planta y las autoridades aseguran que el lugar tardará varias décadas en volver a ser habitable.

La investigación de los científicos de la Universidad de Ryukyu en la isla de Okinawa es una de las pruebas que las autoridades encargaron para analizar el impacto del accidente en el medioambiente y en los alimentos.

Fuente: Revista Nature

3 Comentarios

  1. Hiya, I’m really glad I have found this info. Today bloggers publish only about gossips and internet and this is really annoying. A good web site with exciting content, this is what I need. Thank you for keeping this website, I will be visiting it. Do you do newsletters? Can’t find it.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here