El gobierno británico endureció las leyes de control inmigratorio

Es para penar a aquellos funcionarios que no cumplen con los requerimientos oficiales y favorecen la estadía de los ilegales. El objetivo es sancionar a las entidades cuyas prácticas «no sean adecuadas». La medida fue ideada tras recibirse 3.500 denuncias al respecto.

El gobierno británico endurecerá las leyes inmigratorias del país, para penar a aquellos funcionarios que no cumplen con los requerimientos oficiales y favorecen la estadía de los ilegales.

Las autoridades tienen previsto dar más poderes a la Oficina del Comisionado de Servicios Inmigratorios para luchar contra consejeros de inmigración «inescrupulosos y no-calificados» que «asesoran» a inmigrantes para quedarse en el país.

La medida fue ideada tras recibirse 3.500 denuncias al respecto, informó la agencia de noticias Ansa. Con esta iniciativa, el Comisionado, que regula a más de 1.600 firmas de asesoramiento inmigratorio y 4.000 consejeros, podrá sancionar a las entidades cuyas practicas «no sean adecuadas».

También prohibirá el desempeño de aquellos consejeros que den información falsa a inmigrantes. La Oficina del Comisionado logró condenar desde 2001 a 77 organizaciones e individuos y multó a 67 firmas de asesoría legal.

En ese sentido, el ministro británico para la Inmigración, Phil Woolas, indicó que la nueva regulación será crucial para erradicar a los falsos consejeros inmigratorios «que venden falsas promesas». «Aquellos responsables serán investigados y condenados», advirtió.

Suzanne McCarthy, la actual Comisionada para los Servicios Inmigratorios, indicó por su parte que la iniciativa «protegerá al sistema de inmigración de los abusos».

«La buena asesoría de inmigración está en el interés de todos. La mala asesoría arruina vidas», continuó la funcionaria.

De este modo, el gobierno británico sigue la línea de la mayoría de los países europeos que buscan profundizar los controles para evitar el aumento de una población de inmigrantes ilegales que, sostienen, crece día a día de modo desproporcionado.

(Telam)