El museo tiene custodia permanente pero robaron igual. Hace dos años se habían llevado del lugar los relojes que pertenecieron a los presidentes Nicolás Avellaneda y Agustín P. Justo, y la lapicera fuente de Roberto Ortiz.

La justicia investiga el robo del bastón y la banda presidencial del ex presidente Arturo Frondizi (1958-1962) que fueron sustraídos del museo que funciona en la casa de gobierno, informó una fuente judicial.

Lucio López, secretario del juez Marcelo Martínez de Georgi -a cargo de la investigación-confirmó el robo, que fue denunciado por la directora del Museo de la Casa Rosada, Nancy Echegaray.

«La denuncia la hizo el lunes la directora del museo ante la policía y como este juzgado estaba de turno, esta mañana recibimos la denuncia de la comisaría», explicó López.

Añadió que en el auditorio del museo «se estaba haciendo una muestra temporaria por el centenario del nacimiento de Frondizi y como había una filtración en una pared tuvieron que mover la vitrina donde estaban la banda y el bastón».

Cuando varios días después la pared fue reparada y los empleados del museo se disponían a colocar la vitrina nuevamente en su lugar, notaron que ambos elementos habían desaparecido.
El secretario judicial indicó que es difícil precisar el momento en que se produjo el robo y que, según consta en la denuncia, no existen cámaras de video ni sistemas de seguridad en el auditorio del museo.

Esta es la segunda vez que se produce un robo en el museo que funciona en el mismo edificio de la casa de gobierno, frente a la histórica Plaza de Mayo.

En agosto de 2007, oficiales de policía que custodian el lugar descubrieron en forma casual el robo de los relojes que pertenecieron a los presidentes Nicolás Avellaneda y Agustín P. Justo, y la lapicera fuente de Roberto Ortiz.

En junio de ese mismo año, un reloj de bolsillo que había pertenecido al general Manuel Belgrano –uno de los mayores próceres nacionales– fue robado de la vitrina en que era exhibido en el Museo Histórico Nacional. La pieza, de oro y esmalte, había sido un obsequio del rey Jorge III de Inglaterra.

(LosAndes)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here