cristina1El envió al Congreso un proyecto para quitar esa figura del Código Penal. “Nunca hubo mayor libertad que en mi gestión”, se jactó la Presidente en un acto en la ex ESMA. También propuso tres leyes referidas a DD.HH. Las repercusiones.»PREFIERO MIL MILLONES DE MENTIRAS QUE CERRARLE LA BOCA A ALGUIEN»

En medio del debate sobre la ley de Medios Audiovisuales, cuestionada por las consecuencias negativas que traería sobre el derecho a la libertad de expresión, la presidente Cristina Kirchner anunció el envío al Congreso nacional de un proyecto para eliminar del Código Penal la figura de calumnias e injurias de la prensa. El texto ingresó a Diputados en la tarde de este viernes.

“Nunca ha habido mayor libertad para hablar sobre las autoridades que durante el gobierno de esta presidente”, se jactó Cristina en durante un acto de homenaje a los integrantes de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), con motivo de conmemorarse el 30 aniversario de su histórica visita a nuestro país.

“Prefiero mil millones de mentiras que haber cerrado la boca de alguien”, lanzó, en medio de los aplausos de funcionarios de la CIDH y organizaciones de derechos humanos como Madres de Plaza de Mayo y Abuelas de Plaza de Mayo.

En la ocasión, Cristina anunció también el envío de otros tres proyectos de ley referidos a los derechos humanos. Uno «propone un procedimiento para la obtención de muestras de ADN que resguarde los derechos de los involucrados, y resulte eficaz para la investigación y el juzgamiento de la apropiación de niños originada durante la dictadura militar».

El segundo busca “la modificación de la legislación que regula el funcionamiento del Banco Nacional de Datos Genéticos, a fin de adecuarlas a los avances de la ciencia en la materia». El tercero es “una reforma del Código Procesal Penal de la Nación para garantizar de un modo más eficaz la participación judicial de las víctimas y las asociaciones intermedias conformadas para la defensa de sus derechos en los procesos por crímenes de lesa humanidad».

Del acto participaron tres de los integrantes de la misión de la CIDH que en 1979 recibió 5.580 denuncias de desapariciones. Uno de ellos, el ex comisionado colombiano Marco Gerardo Monroy Cabra, dijo que «es muy merecida la celebración por el impacto que tuvo el informe y las recomendaciones que hizo la Comisión en aquella época» y recordó “las largas filas de personas que hacían las denuncias sobre violaciones a los derechos humanos”.

La fundadora del Centro Robert Kennedy para los DD.HH., Kerry Kennedy, elogió el «profundo compromiso que tiene la presidenta Kirchner para condenar los crímenes que se cometieron en la sede de la ex Esma, y para promover la legislación que favorece a los derechos humanos».

CALUMNIAS E INJURIAS, LAS REPERCUSIONES. El periodista Nelson Castro valoró en diálogo con Criticadigital el envío del proyecto para suprimir los delitos de calumnias e injurias del Código Penal. «Me parece muy bueno, es un muy buen paso y no puedo menos que coincidir. Lo irónico es que lo dijo media hora despues de que la oposición dijera que lo iba a hacer», destacó Castro y contradijo a la Presidente en otro punto: «No es cierto que haya libertad de expresión absoluta. Ha habido censura, como en otros gobiernos».

El senador Samuel Cabanchik elogió el envío del proyecto aunque recordó que en agosto de 2008 presentó «una propuesta similar en la Cámara alta y no se pudo obtener un dictamen, debido al escaso tratamiento que le dio el oficialismo”.

Por su parte, el presidente del Partido Socialista, Rubén Giustiniani, consideró que es «positivo» que se promueva la ley, porque es «un tema pendiente de la democracia», aunque agregó que habrá que «analizar» las características, porque «a veces lo presentan con un lindo título y después se encuentra adentro como con esta ley de radiodifusión, que es un gran negocio para unos pocos, como es para las telefónicas».

También el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) celebró la medida ya que «coloca a nuestro país en un lugar destacable frente a la comunidad internacional» y luego el ministro de Justicia, Julio Alak, calificó «histórica y profundamente progresista» la decisión y agregó que fortalece «aún más la libertad de expresión, que es uno de los pilares fundamentales de la democracia”.

Vale recordar que, en cuanto a la supresión del delito de calumnias e injurias, y más allá de la iniciativa del Ejecutivo, en este momento hay en el Congreso varios proyectos de ley al respecto, tres de ellos presentados por legisladores del FpV, dos de la diputada Diana Conti y uno de la senadora salteña Sonia Escudero y cuatro por la oposición.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here