El grafeno –ese «material extraño» hecho de láminas de carbono de un solo átomo de espesor– se somete a un proceso autónomo de reparación para corregir sus agujeros, informaron investigadores.

La sobresaliente resistencia mecánica del grafeno y sus propiedades electrónicas lo convierten en un material prometedor para una amplia gama de aplicaciones futuras. El grafeno no solo es el material fuerte y delgado: gracias a sus propiedades fotovoltáicas también podría volver más veloces las conexiones ópticas de los dispositivos electrónicos del futuro.

Sin embargo, su delgadez casi etérea lo hace relativamente frágil y difícil de usar.

Un estudio publicado en la revista Nano Letters sugiere que, sin embargo, el grafeno puede ser reparado de manera muy simple: si se expone a átomos de carbono.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here