Rafael Di Zeoestá acusado de asociación ilícita.

El Tribunal Oral en lo Criminal Seis absolvió al ex jefe de la barrabrava de Boca, al cabo de una semana de juicio, acusado de integrar una asociación ilícita que cometió actos de violencia en la cancha.

El fallo absolutorio también benefició a otros quince imputados, entre ellos el hermano de Di Zeo, Fernando, y una ex policía acusada de haberlo ayudado a evadir la acción de la justicia suministrándole información.

Junto a los Di Zeo, los banquillos de los acusados los ocuparon Alejandro Javier Falcigno, para quien el fiscal pidió tres años y seis meses de prisión (pena única de cinco años); Fabián Krueger, 3 años y cuatro meses (5,7 años); Diego Rodríguez, 3,4 años (6,7 años); y Gustavo Pereyra, 3,8 años (6,6 años).

El fiscal también reclamó para José Fernández una pena de tres años (4,9 años); Juan Castro 3,4 años (6,8 años); Roberto Ibáñez tres años (4,9 años); Hugo Zalazar 3,4 años (4,6 años); Carlos Amenedo tres años en suspenso; Juan Alejo 3,3 años (cinco años); y Leonardo Chávez tres años (4,9 años).

Finalmente, el representante del ministerio público solicitó la absolución de Abel Díaz, Fernando Alarcón y la ex policía Parrado respecto de quienes, según las normas procesales, los jueces no podrán dictar veredicto condenatorio y deberán proceder tal como lo solicitó el fiscal.

En su alegato, Nicholson hizo referencia a acciones en las que la “barrabrava” de Boca Juniors –a la que calificó como “banda” en diversos tramos de su alegato- en las que mostraba un accionar “organizado y con objetivos comunes”.

Según el acusador público, los integrantes de esa organización “tenían objetivos comunes y cumplían órdenes” de los hermanos Di Zeo y señaló el “temor que genera en la sociedad el accionar de agrupaciones como esta, a las que la gente les tiene miedo y pánico”.

El fiscal puntualizó que los hermanos Di Zeo ejercían “muestras de liderazgo y una suerte de primacía y preeminencia” sobre los otros integrantes de la “barrabrava” y que eran quienes “podían generar los hechos de violencia y también pararlos cuando quisieran”.

Tras dos horas de exposición ante los camaristas Guillermo Yacobucci, Leonardo De Martini y Alejandro Noceti Achával, el fiscal concluyó que los Di Zeo eran “autores penalmente responsables del delito de asociación ilícita”, delito al que Rafael debe agregar la “tenencia ilegítima de arma de guerra”.

Luego del alegato del fiscal, el camarista Yacobucci dispuso un cuarto intermedio para que comiencen las exposiciones de los defensores de los 16 imputados, oportunidad en la que el abogado Mariano Cúneo Libarona será el encargado de hacerlo en primer término.

De acuerdo a las normas procesales, una vez concluidos los alegatos defensistas será el turno de las respectivas “réplicas” y ”dúplicas” con que las partes intentarán destruir los argumentos contrarios.

Después de esa instancia, el camarista Yacobucci, presidente del tribunal, otorgará a cada uno de los imputados la posibilidad de decir sus “últimas palabras” –en la indagatoria todos se negaron a declarar-, tras lo cual los jueces se retirarán a deliberar para el dictado del veredicto.

El juicio oral y público se realiza en la sala de audiencias del TOC6, en cuyas inmediaciones se encuentran una treintena de simpatizantes de Boca Juniors, en el sexto piso de los tribunales porteños.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here