La Cámara resaltó el ensañamiento durante la agresión cometida contra un joven a la salida de un boliche en Chacras hace un año. La víctima sufrió fractura de mandíbula y estuvo más de un mes en convalecencia.

El juez de Garantías Marcos Pereira resolvió elevar a juicio oral la causa en la que se investiga el accionar de cuatro rugbiers acusados del delito de lesiones graves, agravadas por ensañamiento contra un joven en un incidente ocurrido en Chacras de Coria.

Con su firma, el magistrado también desestimó el reclamo de la defensa, que había presentado un escrito oponiéndose a la citación a juicio.

Lo resuelto le pone así una fecha probable (se calcula en poco más de dos meses) para que los acusados, Nicolás Jorge Andía, Juan Ignacio Brenna, Guillermo Nicolás Villegas y Lucas Gabrielli se enfrenten a un Tribunal acusados del delito de lesiones graves agravadas por ensañamiento.

En la misma resolución el magistrado ordena trabar un embargo por 30 mil pesos sobre los bienes de cada uno de los ahora confirmados como imputados.

Hace un año

El caso se remonta a poco más de un año, cuando estos jóvenes, según las denuncias y los testigos del suceso, golpearon a Edgardo Azpilcueta a la salida de un local bailable de la Ruta Panamericana, muy cerca de los Caracoles de Chacras.

Ocurrió el 2 de abril de 2008 alrededor de las 5.40, cuando los imputados sorprendieron a la víctima y después de rodearla, uno de ellos (en el expediente está identificado como Andía) le dio un golpe de puño desde atrás, provocando la caída de Azpilcueta al piso.

Según el escrito, esa oportunidad fue aprovechada por los otros tres jóvenes, todos integrantes del club Marista de rugby, para comenzar a golpearlo.

En su exposición ante la Justicia, la víctima dijo textualmente: «Entre los cuatro, como estaban en una ronda, de las patadas que me daban me tiraban de un lado para otro… creí que me iban a matar…».

Muchos golpes

El magistrado, al hablar de las lesiones sufridas por Azpilcueta, hizo referencia al diagnóstico médico que se le hizo a la víctima después de la golpiza, en el que se señala que el menor había sufrido «traumatismo mandibular, pérdida de oclusión dentaria, posible fractura de mandíbula, lesión articular temporomandibular, alteración auditiva y del menisco articular, lo que le imposibilita el movimiento mandibular…».

La agresión fue observada por una joven de nombre Lucía, que en ese momento acompañaba a la víctima, y otros testigos que así lo confirmaron durante sus declaraciones.

En sus considerandos, el juez destaca que dos de los imputados contestaron con evasivas y ocultando información, además de demostrar una conducta desorganizada, actuando «con escasa planificación y consideración de las consecuencias de su accionar».

Finalmente, y previo a lo resuelto, el titular del Juzgado de Garantías 5, al calificar legalmente el hecho como lesiones graves agravadas por su comisión con ensañamiento, considera que «los justiciables menoscabaron mediante ensañamiento la integridad física de la víctima, ocasionándole lesiones graves de más de un mes de incapacidad laboral».

(DiarioUno)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here