Operadores y gobiernos deberán acelerar la adopción del protocolo IPv6 en reemplazo del IPv4. En América latina aún hay disponibilidad para tres años más.

«El ‘pool’ central de direcciones se va a terminar en enero», anunció Ernesto Majó, gerente de Comunicaciones del Registro de direcciones de internet para América Latina y el Caribe (Lacnic), con sede en Montevideo.

Las direcciones de internet se agrupan en conjuntos, que son distribuidos por el ICANN (Internet Corporation for Assigned Names and Numbers) a las cinco organizaciones que se ocupan de cada región del mundo.

«Esta semana se asignaron cuatro bloques de direcciones, quedaron sólo siete. Y cuando queden cinco ya está acordado que se van a distribuir a cada uno de los registros regionales de internet. Eso va a ser el fin de una etapa, se terminan las direcciones a nivel central y hay que manejarse con los ‘stocks’ regionales», explicó a la agencia AFP.

El sistema actual –Internet Protocol versión 4 (IPv4)– que se está agotando tiene un tope de unos 4.000 millones de direcciones, para una demanda cada vez más alta, indicó Majó.

«Al principio las direcciones IPv4 eran para conectar las redes entre sí, eran servicios académicos, redes gubernamentales, era algo muy limitado. No se previó que esto iba a tener un desarrollo comercial y que cada vez habría más dispositivos y personas en la red, las necesidades individuales son cada vez mayores», añadió.

Si bien consideró que «no es grave», ya que se ha desarrollado un protocolo alternativo (el IPv6) que permite otorgar billones de billones de nuevas direcciones, a Lacnic le preocupa la demora de los Gobiernos y operadores en adaptarse a este nuevo protocolo. Las redes que ya funcionan con IPv6 representan apenas un 1% del tráfico global.

«El problema es que las redes están construidas basadas en el procolo IPv4 y si no se hacen esfuerzos de configuración e instalación no van a poder seguir creciendo. Las direcciones IP son imprescindibles para que los dispositivos, las computadoras y los móviles se puedan conectar a la red», explicó Majó.

Lacnic -entidad privada sin fines de lucro, autorregulada, integrada por casi 1.000 organizaciones que van desde proveedores de servicios de internet hasta universidades y bancos- atiende desde México hasta Argentina, incluido el Caribe hispanohablante.

Como el consumo actual de direcciones IP de la región es menor al de otras, Majó estimó que en el caso de América Latina y el Caribe habrá direcciones disponibles durante tres años más.

«Pero eso no quiere decir que hay que quedarse quietos, sino que tenemos la oportunidad de hacer un despliegue efectivo de IPv6 con tiempo», advirtió.

La necesidad de acelerar la adopción del protocolo IPv6 será uno de los temas centrales del 39º encuentro del ICANN que se celebrará la próxima semana en la ciudad colombiana de Cartagena.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here