OSM-imagen ilustrativaLo afirmó el interventor Gonzalo Dávila en su primer informe al Consejo Asesor del Agua Potable y el Saneamiento.

Satisfacción en partidos de la oposición ante el camino abierto de debate y propuestas.

Sin duda era la parte de la reunión más esperada. Cuando cerca del mediodía promediaba la primera reunión de trabajo del Consejo Asesor de los Servicios Públicos del Agua Potable y el Saneamiento en el 4º piso de Casa de Gobierno, la sencilla y contundente exposición del ingeniero Dávila permitió, incluso con reveladoras fotografías, asomarse al estado real de las finanzas y los problemas de servicio de la principal prestadora sanitaria de Mendoza.

Dávila, a cargo de la intervención desde hace poco más de un mes, explicó cómo ya se está destinando parte de la recaudación a reparaciones en agua potable y cloacas que permiten ir paliando los déficits de mantenimiento de las instalaciones. Aclaró que no son éstas las inversiones en infraestructura y que el aumento tarifario del 36% otorgado por el Gobierno aún no se refleja en los ingresos de la empresa, lo que sucederá a partir de noviembre de este año.

“La primer tarea que me dí fue recorrer personalmente las instalaciones, no quería quedarme encerrado en una oficina” planteó el funcionario. Destacó con insistencia el papel que cumple el personal técnico, quienes vienen trabajando en condiciones de seguridad deplorables en una empresa que se jactaba de haber certificado normas de calidad. “La situación de OSM es preocupante” dijo al final, “con situaciones de colapso en algunos temas y críticos en otros, claramente he podido ver cómo el objetivo empresario era potenciar los aspectos comerciales, no los operativos propios del servicio. Se ve la falta de gerenciamiento y de líneas de conducción, nos encontramos una empresa que era un barco a la deriva” graficó.

De la reunión, convocada por el EPAS, participaron los presidentes de la UCR, ConFe y PD, el PJ, diputados y asesores legislativos, miembros del Subcomité Comunitario del ente regulador y el Consejo Provincial de Defensa del Consumidor, Universidad Católica, Fiscalía de Estado, Asesoría de Gobierno, Departamento General de Irrigación, Secretaría de Medio

Ambiente, Ministerio de Gobierno y Secretaría General de la Gobernación. Asimismo estuvieron presentes técnicos del ente regulador y algunos de los miembros del equipo de la intervención en OSM que acompañan a Dávila en su labor.

El ajustado pero fructífero debate de esta primera reunión organizativa del Consejo permitió auscultar los ánimos de la oposición. Juan Carlos Jaliff no dejó de referirse al mal trago de no estar al tanto de la intervención, pero valoró la convocatoria y se mostró proactivo y preocupado por evitar perjuicios a la Provincia. En la misma línea se inscribieron las declaraciones de Carlos Le Donne y Aldo Calise.

El secretario de Medio Ambiente, Guillermo Carmona, llamó a pedir la intervención de la Justicia Penal para que, en forma simultánea a las auditorías actualmente en curso, investigue los pasivos ambientales que deja el operador técnico desplazado, sobre todo a causa del estado de los establecimientos depuradores.

La reunión tuvo lugar en momentos en que OSM llevaba a cabo un extendido corte del servicio en amplias zonas servidas de Godoy Cruz y Luján de Cuyo, por tareas de limpieza del acueducto Potrerillos y a causa del fenómeno conocido como “aguas negras” debido al óxido de manganeso.

Javier Montoro, titular del ente de control, afirmó al fin del encuentro: “estamos muy conformes con la convocatoria, creemos en este aporte cierto al mejoramiento de un servicio público esencial. No habrá desarrollo en Mendoza si no crecemos en el manejo de los recursos hídricos, y de ellos el segmento del agua para consumo humano es de alta sensibilidad. Celebramos este ámbito de consenso y de intercambio. Trabajamos día a día para que la gente tenga más y mejores servicios”.

Por su parte el ministro de Infraestructura, Vivienda y Transporte, Francisco Pérez, repasó la lista de obras de saneamiento en las que trabaja actualmente su cartera: cloacas para General Alvear, Malargüe, Santa Rosa, La Paz, Medrano y Vista Flores; agua potable para Las Catitas, la ampliación de la Planta Potabilizadora Benegas y el cambio de filtros en Luján I, sólo por mencionar algunas. “Este es el lugar para delinear qué modelo de empresa queremos” puntualizó, “la resolución será del Gobernador Jaque, pero en base a lo elaborado en este Consejo Asesor”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here