impuestazo3Cristina de Kirchner ordenó revocar una modificación en el texto del nuevo gravamen que favorecía a la empresa BGH en la fabricación de aires acondicionados. El cambio lo habría introducido en el recinto el diputado Marconato y avalado por el subsecretario de Industria, Héctor Alonso. Con modificaciones el proyecto volvería a la Cámara de Diputados, y lo deja en terapia intensiva.

El Poder Ejecutivo decidió dar marcha atrás con la ley que aumentará el precio de los productos electrónico que no se fabriquen en Tierra del Fuego para modificar un error que beneficiaba a la empresa BGH en la fabricación de aires acondicionados.

En la sesión del 05/08, en la que Diputados aprobó una suba de impuestos (salvo en Tierra del Fuego) para fabricar electrónicos en la Argentina, el santafecino Gustavo Ángel Marconato (famoso porque fue escrachado en el estadio mundialista de Rosario porque fue escrachado por algunos espectadores en el sector de plateas), propuso durante el debate en el recinto la cláusula de la sospecha.

Según consta en la versión taquigráfica, Marconato planteó que en el «artículo 1 referido a máquinas y aparatos para acondicionadores de aire, se hace una modificación técnica: se elimina 6.000 frigorías y se coloca 6 toneladas. La modificación no había sido planteada antes en la comisión.»

Aquí, el debate y votación nominal que desnuda el error o avivada de Marconato según la versión taquigráfica del 05/08:

«(…) Sr. Presidente (Fellner).- En consideración en particular el artículo 1º.

Tiene la palabra el señor diputado por Santa Fe.

Sr. Marconato.- Señor presidente: voy a hacer referencia a las modificaciones de las que hablábamos al principio. Con respecto al artículo 1º, en la primera descripción, referida a máquinas y aparatos para acondicionamiento de aire, se hace una modificación técnica: se elimina “seis mil (6.000) frigorías” y se coloca “seis (6) toneladas”. Esto tiene que ver con el tamaño y la capacidad. Obviamente se trata de aparatos mucho más grandes. Se trató de un error técnico que me avisaron desde el ministerio.

Asimismo, cumpliendo con lo especificado cuando di el informe, vamos a excluir de la planilla las posiciones arancelarias 8471.30.11, 8471.30.12, 8471.30.19 y 8471.30.90, que tiene que ver con las notebooks y las netbooks.

Sr. Presidente (Fellner).- Con las modificaciones anunciadas por el presidente de la comisión, se va a votar el artículo 1º.

– Resulta afirmativa. (…)»

Con el hecho consumando una nota de la empresa Multicontrol que llegó al Senado, se quejaba porque el cambio de Diputados dejaba fuera de competencia a los acondicionadores comerciales que se fabrican en la provincia de Buenos Aires y favorecía a empresas radicadas en Tierra del Fuego, entre otras a BGH, con un negocio que mueve unos US$ 18 millones, según el monto facturado, en 2008, por el segmento de aire acondicionados de entre 6.000 y 18.000 frigorías, según publicó el diario Clarín, y fue tema del comentario dominical de Joaquín Morales Solá en el diario La Nación.

Esta avivada de Marconato, hizo que varios senadores de kirchnerismo se negaran a prestar su consentimiento para aprobar una ley que pudiera ser cuestionada como poco transparente.

Luego de varias postergaciones, el dictamen estaba listo para convertirse en ley el miércoles pasado 02/09, al punto que la gobernadora de Tierra del Fuego, Fabiana Ríos, estuvo en un salón de la Cámara alta esperando la sesión, que se frustró por falta de quórum.

La sesión del Senado fue levantada a las 16.40 por pedido del bloque del jefe del oficialismo, Miguel Ángel Pichetto, quien fundamentó la decisión  en el estado de salud de cuatro senadores oficialistas impidió que pudieran presentarse en el Congreso. Las razones eran otras.

Este lunes 07/09 Pichetto sinceró los motivos de aquella frustración.  «Hicimos una consulta a la ministra (de la Producción, Débora Giorgi) y nos dijo que nunca realizó ningún pedido de modificación», para explicar la marcha atrás de la norma

Las sospechas también recaen sobre el subsecretario de Industria, Héctor Alonso, que dio el visto bueno a la sanción de Diputados cuando fue consultado por el bloque kirchnerista del Senado. «Nosotros le mostramos a Alonso la sanción de Diputados y en ningún momento hubo objeción ni ningún planteo de su parte, así que entendimos que se trataba de un proyecto consensuado», agregó Pichetto.

Según confío Pichetto, la decisión de dar marcha atrás fue transmitida por Cristina Kirchner, luego de consultas hechas al Poder Ejecutivo.

El proyecto volverá a la Comisión de Presupuesto y Hacienda del Senado para redactarla tal cual había sido enviada por el Poder Ejecutivo, aunque se mantendrá la exclusión de las computadoras portátiles.

La intención del oficialismo es reabrir la discusión el próximo jueves 10/09, aunque la oposición quiere hacerlo este mismo martes 08/09.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here