Ocurrió a medida que sus sistemas caían uno a uno antes de desaparecer, aseguran los investigadores franceses. Además, sostienen que la nave no tenía el piloto automático conectado. Luego de cinco días, los restos del avión que hacía la ruta Río de Janeiro a París siguen perdidos. En la foto, una aeronave de la Fuerza Aérea de Brasil, que participa del operativo de búsqueda.

El avión de Air France que desapareció en el Atlántico con 228 personas a bordo envió hasta 24 mensajes automáticos de anomalías antes de desaparecer a medida que sus sistemas cayeron uno a uno, indicaron los investigadores franceses.

Por otro lado, Paul-Louis Arslanian, director de la agencia francesa de investigación de accidentes aéreos, dijo que la nave no tenía el piloto automático conectado.

Según el experto, no estaba claro si los pilotos desconectaron este dispositivo o dejó de funcionar cuando recibió datos contradictorios sobre la velocidad del avión, informó el portal BBC Mundo.

Los restos del Airbus A330, que hacía la ruta Río de Janeiro a París, siguen perdidos, luego de cinco días de que la nave desapareciera de los radares.

Meteorólogos franceses indicaron que no hay pruebas que el avión se topara con una tormenta «excepcional».

«Definitivamente habían poderosos cumulunimbus (nubes tormentosas) pero éstos son frecuentes en esa zona», afirmó Alain Ratier, director adjunto del servicio meteorológico francés.

Según el corresponsal de la BBC en París, los esfuerzos para localizar los restos se centran ahora en dos balizas de sonar que estaban sujetas a las cajas negras del avión.

Sin embargo, los investigadores franceses afirman que no hay garantías que las balizas no se hayan dispersado por el impacto del accidente.

(Telam)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here