legislatura2Con 26 votos a favor, 19 en contra, 1 abstención y 1 ausente, la Cámara Baja aprobó la construcción de 7.700 casas. Desde las 12 los diputados expusieron sus posturas a favor y en contra. El proyecto será girado al Senado.

El despacho, que ahora debe aprobar el Senado consiste en la constitución de un fideicomiso para edificar 7.700 casas para la clase media, a lo que el PD sumó una operatoria para viviendas sociales y rurales a financiarse con un fondo constituido con el 5% de regalías petrolíferas. Puga agregó a la propuesta definitiva la descentralización de ese fondo en los municipios y la implementación del programa de ayuda recíproca para la construcción.

A la votación llegaron dos despachos, el aprobado y el sustentado por el Frente Cívico.

Los radicales. el CONFE y el ARI cuestionaron el resultado de sesión argumentando que se requerían dos tercios de los votos para la media sanción. En el tramo final del debate, el radical Raúl Vicchi se encargó de argumentar a favor de que el plan oficial para construir viviendas a través de un fideicomiso significa endeudamiento para la provincia y por lo tanto “exige el voto de los dos tercios de la Cámara” para ser aprobado.

Con esto interpuso un obstáculo a la aprobación del proyecto que no fue tenido en cuenta por la mayoría. De todos modos, la oposición dejó constancia de que puede recurrir judicialmente la aprobación.

El aporte que los demócratas hicieron al proyecto oficial fue expuesto por Roberto Pradines. Contempla la conformación de un fondo con las regalías petrolíferas de Mendoza, que alcanzaría los “ $60 o $70 millones”. Según el legislador, después dependerá de la gestión del IPV que esos recursos retornen a las arcas estatales y sirvan para seguir levantando casas.

Esta iniciativa se anexó al proyecto original del oficialismo, que trataba la conformación de un fideicomiso para hacer 7.700 casas de clase media. Pero agrega un artículo en el cual se fija el plan de construcción de casas sociales y rurales, aporte que fue contemplado y aprobado por Diputados. Para terminar de conformar un consenso sólido, el proyecto sumó la iniciativa de Puga, sobre la descentralización de la operatoria de viviendas sociales y rurales y la implementación para estos casos de un programa de ayuda mutua.

La sesión se desarrolló desde las 11.45 con el sector destinado al público, en la barra superior del recinto, colmado por interesados en tener casa y obreros de la construcción que presionaron para que se reactive el trabajo a través de un plan oficial de viviendas. Sin embargo, al estirarse la sesión más de lo pensado, la votación se realizó prácticamente sin público.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here